Enrique Losada (izda.) promociona el puerto de A Coruña en la Feria de Amberes

El puerto de A Coruña presume en Bélgica de las capacidades de Langosteira

stop

La delegación coruñesa aprovecha su presencia en la Feria de Amberes para vender a operadores, inversores y fabricantes de grandes cargas el puerto exterior

A Coruña, 25 de abril de 2017 (19:06 CET)

Después de la Semana Internacional del Petróleo de Londres, el Salón Náutico de Dusseldorf o la feria de cruceros más importante del mundo, celebrada este año en la localidad norteamericana de Fort Lauderdale, representantes de la Autoridad Portuaria de A Coruña se han desplazado a la localidad belga de Amberes para participar en la feria BreakBulk Europe, el encuentro más importante de Europa en cuanto a grandes cargas a granel y logística de cargas de proyecto.

La representación coruñesa, encabezada por el presidente del organismo público, Enrique Losada, forma parte de los 7.000 delegados que asisten a la cita. Allí mantienen reuniones con distintos operadores logísticos, inversores y fabricantes de grandes cargas, a los que venden las bondades del puerto de A Coruña y, especialmente, de las instalaciones de la dársena exterior de Punta Langosteira.

Enrique Losada se reúne en Amberes con operadores logísticos, inversores y fabricantes de grandes cargas

El Puerto de A Coruña asiste a esta feria por cuarto año consecutivo, por lo que Losada también ha aprovechado su participación para realizar seguimiento de los contactos comerciales abiertos ya en ediciones anteriores y en otras negociaciones emprendidas a través de otras vías.

La próxima misión comercial de la Autoridad Portuaria tendrá lugar en Munich, con la asistencia a la Convención de Logística y Transporte que se celebra el próximo mes de mayo. El objetivo de este encuentro sigue la misma línea que el emprendido durante esta semana en Amberes: dar a conocer la capacidad del Puerto Exterior para el transporte y gestión de grandes cargas de distinta naturaleza.

Las ventajas competitivas de esta dársena, tanto por ubicación geoestratégica como por su gran superficie logística, se unen a una condición fundamental para el acceso de los grandes cargueros: su oferta de calados, que alcanza los 24 metros.