Portugal pugna con Galicia por albergar proyectos vinculados al coche eléctrico, como la fábrica de Tesla en Europa

Portugal adelanta a Galicia en la búsqueda de litio para el coche eléctrico

stop

Mientras las concesiones caducan en Galicia, Portugal tiene 46 peticiones abiertas de prospección y búsqueda de litio en el centro y norte del país

Pablo Barro

Portugal pugna con Galicia por albergar proyectos vinculados al coche eléctrico, como la fábrica de Tesla en Europa

A Coruña, 24 de mayo de 2017 (05:00 CET)

Galicia y Portugal libran una nueva batalla industrial en la frontera. Esta vez no se trata de empresas que cruzan de un lado a otro​, sino de quién se lleva el gato al agua con el coche eléctrico, una guerra en la que el litio tiene un papel crucial. Y mientras Galicia tiene caducadas buena parte de las concesiones para la extracción de este mineral, en Portugal parecen haberse puesto las pilas y viven un particular bum de peticiones de permisos de prospección y búsqueda de este mineral, fundamental para la fabricación de baterías.

El futuro de la movilidad pasa inapelablemente por el coche eléctrico. Es un negocio en crecimiento, de ahí que las compañías de automoción tengan en proyecto abrir en los próximos años nuevas factorías que traerán aparejada la creación de multitud de puestos de trabajo. Grandes firmas como la norteamericana Tesla, pionera en el desarrollo de vehículos eléctricos, han mostrado su interés en abrir planta en Europa, y tanto Galicia como Portugal figuran en sus quinielas.

Galicia estuvo a punto de ganar esa batalla hace años, cuando la japonesa Mitsubishi estudio la posibilidad de levantar en la Plisan una fábrica de baterías, aprovechando el polo tecnológico e industrias de la automoción del sur de la comunidad. Finalmente, el proyecto nunca se llegó a concretar.

Galicia estuvo a punto de contar con una fábrica de baterías de Mitsubishi en Vigo, pero el proyecto no se concretó

El mineral de litio es un componente fundamental para la fabricación de baterías, el alma del coche eléctrico. Hay pocos países donde su explotación sea comercialmente viable. La frontera entre Galicia y Portugal es una zona donde su presencia se cree abundante, de ahí que se haya disparado el número de solicitudes de prospección.

Proyecto en marcha

En concreto, a lo largo de 2016 se tramitaron en Portugal 37 nuevas peticiones, hasta alcanzar las 46 que se gestionan en la actualidad. En algunos casos, son incluso varias las empresas las que pujan por un mismo área. Suman en total una inversión de 3,8 millones de euros para la fase inicial y abarcan, según apunta el diario portugués Público, un área de exploración de 2.500 kilómetros cuadrados.

Uno de los proyectos más avanzados es el que la minera australiana Dakota Mineral desarrolla a solo 12 kilómetros de las localidades ourensanas de Oímbra y Cualedro, en el municipio portugués de Montealegre, y que podría obtener licencia en cuestión de semanas. La sociedad, una de las más destacadas del sector a nivel mundial, ha realizado más de 50 prospecciones en una veta que contiene más de diez millones de toneladas de litio, cesio y tántalo. La inversión para su extracción superará los 200 millones de euros.

Portugal no es nuevo en el campo de la explotación de litio. De hecho, figura en el top diez de un ránking que encabezan Chile Australia, Argentina y China. Galicia, mientras tanto, cuenta con seis permisos de exploración para la obtención de litio, aunque solo uno, en la provincia de Ourense y a cargo de la empresa Recursos Minerales de Galicia, se mantiene activo, hasta 2018. El resto han caducado.