stop

La fábrica Nissan de Barcelona recupera unos 60 puestos de trabajo externalizados en tres áreas para evitar recolocar a parte de su plantilla

xavier Alegret

El Navara es el único modelo que fabrica Nissan en Barcelona cuya producción va al alza. EFE/Marta Pérez

en Barcelona, 12 de junio de 2017 (03:54 CET)

Nissan tiene una auténtica patata caliente en Ávila, donde antes del 14 de junio debe llegar a un acuerdo con los sindicatos para transformar la planta en una fábrica de recambios. En la de Barcelona el futuro también está lleno de retos. El principal, a corto plazo, es qué pasará después del verano con un turno menos en la línea 1, que generará un excedente de empleo. No obstante, la compañía nipona ha activado un plan para evitar, o minimizar, las salidas de trabajadores.

La dirección de Nissan Zona Franca, en negociación con el comité de empresa, está recuperando trabajo subcontratado para poder recolocar a su plantilla excedente a causa de la baja carga de trabajo de la fábrica. Nissan ya ha recuperado unos 60 empleos en los últimos tres meses, en detrimento de la plantilla de las subcontratas, y la cifra podría llegar a 100 si hay oportunidades, con lo que podría dar carpetazo al problema del excedente que se generará en la línea 1.

Parte del empleo recuperado fue pactado en el actual convenio, como explicó Economía Digital. Se trata de unos 40 puestos de trabajo de Acciona Facility Services, de personal que hace trabajos de logística, y que ya ocupan personal de Nissan. Acciona sigue teniendo más de 600 trabajadores en la fábrica. Según lo previsto en el convenio, la cifra podría llegar a 70, aunque de momento se ha quedado en la primera fase.

Nissan dejará la línea 1 de Barcelona a un solo turno, con lo que sobrarán 100 empleados

El caso de Acciona se ha replicado en Nissan Barcelona. Los sindicatos reclamaron, y lograron, la creación de una comisión de subcontratas, para controlar que no se externalice trabajo y también para ir más allá: presionar a la dirección para que los empleados de Nissan retomen tareas que ya no hacían. Para el comité de empresa, todo el trabajo core o que no requiere una gran especialización, debe ser realizado por su plantilla.

En este contexto, la representación sindical ha logrado lo que era una reivindicación desde hacía dos años. Nissan tiene subcontratado el servicio de pruebas de los vehículos que salen de la fábrica a otra empresa. Los sindicatos pidieron recuperar este empleo, mientras que la dirección decía que era muy especializado. La plantilla aceptó el argumento, pero pidió que al menos el personal que lleva el coche desde la línea de fabricación hasta el circuito fuera de Nissan. La dirección ha aceptado y han recuperado 15 puestos de trabajo más.

En la citada comisión de subcontratas se está librando otra batalla. Nissan ha automatizado un trabajo de soldaduras. Es una cuestión de productividad y eficiencia, pero significa pasar de unas 20 a 6 personas. La dirección decidió que las 6 personas necesarias fueran de la empresa que ha robotizado el trabajo, lo que los sindicatos han visto como una externalización y han frenado. Así, su plantilla podrá recuperar al menos parte de este empleo.

La plantilla de Nissan Barcelona ha recuperado ya 60 empleos externalizados, y podría llegar a 100

La recuperación de puestos de trabajo por parte de personal Nissan podría llegar a 100 personas, según lo pactado entre la dirección y los sindicatos. Sería justo el excedente que los sindicatos prevén que se generará en la línea 1, que fabrica el Pulsar y la furgoneta NV200. La mala aceptación comercial del primer modelo, y las ventas discretas de la furgoneta, harán que sea suficiente con un turno para producir las unidades necesarias.

Las previsiones de fabricación de la línea 1 para este ejercicio son claramente a la baja. La planta solo producirá 45.000 unidades de la NV200, en sus versiones de combustión y eléctrica, muy lejos de las 59.000 del año anterior. Y el Pulsar pasará de 34.000 a 26.000 unidades, lo que demuestra su fracaso comercial.

Parte de los trabajadores que quedarán sin trabajo por esta reducción a un turno irán a la línea dos, que fabrica el Navara, cuya producción crece de 47.000 a 55.000 unidades este año. Está previsto que pueda absorber todo el empleo sobrante en otras partes de la fábrica cuando empiece a ir a tres turnos, pero todavía no hay fecha para ello, ya que está ligado al inicio de la producción del modelo para Renault y Daimler, y su estreno comercial sigue siendo una incógnita.