stop

La compañía danesa Maersk cifra en 12 millones el coste del conflicto de la estiba en España, al margen de la pérdida de clientes

A Coruña, 28 de abril de 2017 (06:00 CET)

A pesar de que el sector de la estiba no hizo efectiva su amenaza de huelga durante los meses de febrero y marzo en señal de protesta por la aprobación del decreto que liberaliza el sector, las grandes multinacionales del mar han sufrido las consecuencias. Es el caso de la danesa Maersk, que opera en los puertos gallegos de Vigo y Marín.  La compañía cifra en 12 millones de euros las pérdidas estimadas por esste conflicto, a lo que hay que sumar la pérdida de clientes.

Como señala en un comunicado, el anuncio de las jornadas de huelga provocó el desvío de barcos desde los puertos españoles a otras localizaciones del Mediterráneo para garantizar la prestación del servicio. Puertos como los de Tánger, Sînes o Port Said fueron los grandes beneficiados, mientras que otros, como el de Algeciras, redujo en un 21% el número de escalas, lo que también repercutió en sus ingresos

Tánger, Sînes o Port Said, en el Mediterráneo, fueron los grandes puertos beneficiados por el conflicto de la estiba

La multinacional danesa explica que la pérdida de negocio es ya irreversible, como también lo es el freno al crecimiento orgánico que venía experimentando la actividad en los últimos años y, consecuentemente, a la creación de empleo.

Consecuencias nefastas

Por todo ello, Maersk pide al Gobierno que tenga “altura de miras” y trate de buscar una “rápida solución” al conflicto de la estiba, al tiempo que sugiere confeccionar “a la mayor brevedad” un texto legal basado en el pacto al que llegaron la patronal y la estiba. "El simple anuncio de una nueva convocatoria de huelga en los puertos puede tener consecuencias nefastas a corto y medio plazo para todos, tal vez irreversibles", advierte Maersk.