stop

Fernández de Sousa, Méndez, Fernández Gayoso, Adolfo Domínguez, Villar Mir, Vidal Pego y Jesús Lence integran el ranking de los empresarios controvertidos

A Coruña, 27 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Los empresarios gallegos también tienen su particular ranking de la polémica. Ya sea por su propia actividad empresarial, por decisiones judiciales o incluso debido a desafortunadas declaraciones, que todo suma, lo cierto es que esa lista está integrada por nombres propios de la gran empresa gallega.

La polémica rima a veces con crisis. Y si hay un ejemplo de empresarios y ejecutivos controvertidos, esta vez por su gestión, ese es el de los señores de las cajas. Entre ellos, José Luis Méndez, exdirector general de Caixa Galicia, entidad que acabó en colapso antes de su fusión con Caixanova en 2010. A su colega del sur, Julio Fernández Gayoso, no le ha ido mejor. Está en A Lama desde enero, como responsable civil solidario de las indemnizaciones millonarias de Novagalicia. Le acompaña en prisión su fiel y sumiso escudero durante años, José Luis Pego, y otros tres secuaces.

El reinado de Fernández de Sousa

Otro de los perfiles más polémicos que emergió con la crisis fue Manuel Fernández de Sousa-Faro. El expresidente de Pescanova se revolvió como pocos cuando vio su castillo de naipes de facturas falsas derrumbarse, al tiempo que su consejo de administración se levantaba contra él. Un informe forensic realizado por KPMG reveló todas las prácticas fraudulentas de Fernández de Sousa, un asunto que todavía está en la Audiencia Nacional.

Y una jueza también envolvió en dudas la gestión de otro empresario. Ella era Pilar de Lara, y en este caso la víctima, el presidente de Monbús, Raúl López, que acabó pasando una noche en los juzgados tras su detención. Una fianza de 20.000 euros tuvo que abonar el dueño de la compañía de transportes en medio de la instrucción de la denominada 'Operación Cóndor', que investigaba delitos contra la hacienda pública, blanqueo de capitales, falsedad, delito contable, tráfico de influencias y cohecho.

El verbo de Adolfo Domínguez

Para polémico Adolfo Domínguez, cuando en 2010 se despachó con unas declaraciones que le acompañarán durante años. Pidió el despido libre "sin trabas administrativas ni judiciales, a la manera anglosajona", por considerar que propiciaría un aumento de productividad "inmediato", al motivar a los trabajadores a ganarse "cada día" su puesto.

"No creo en un sistema que permite que alguien se coja un año por depresión, la mayoría de las veces fraudulenta, se reincorpore y tenga 30 días de vacaciones", añadió Adolfo Domínguez, para reprobar un sistema que genera "un montón de pícaros". "Sólo podemos solucionar esta crisis trabajando más", sostuvo entonces.

De Jesús Lence a Vidal Pego

Esta particular lista es larga. A ella han incorporado su nombre ilustres de la talla de Juan Miguel Villar Mir, el dueño de Ferroatlántica. No solo la venta de las centrales está envuelta en polémica. La millonaria solicitud de indemnización por el paso de las obras del AVE por su mina de Serrabal quedó en nada, pero dejó en el exministro en mal lugar.

Jesús Lence es otro ejemplo. El dueño de Leite Río no gasta pólvora en salvas cuando avisa. Sucede cada vez que hay revueltas en el sector lácteo. Lence suele cargar contra los ganaderos y los sindicatos con cierta facilidad. Y si se trata de los suyo, cuando hay un revés para sus empresas, no duda en amenazar con deslocalizar producción fuera de Galicia, con la vista puesta en Madrid. "A este paso me voy de Galicia", llegó a advertir en plena crisis de precios.

Otros dos casos. Vidal Armadores, con Manuel Antonio Vidal Pego, demonizado por los grupos ecologistas por ser uno de los paradigmas de la pesca ilegal, es uno. Un pirata del mar es el grupo de Ribeira, a juicio de estos colectivos. Sin embargo, ha salido absuelto recientemente en el Supremo de una de las muchas causas que tiene abiertas por pesca ilegal. Otro que también ha pasado por los tribunales es José Alberto Barreras, vigués afincado en Madrid, ex socio de Pescanova, en su día significativo accionista del Banco Pastor y dueño de Montebalito.