Paul Singer lidera la ofensiva de Elliott Management contra la cúpula de Arconic

La segregación de Alcoa desata una cruenta guerra de poder

stop

Amenazas y dimisiones rodean la ofensiva de uno de los accionistas de Alcoa para liquidar a la cúpula de Arconic, la nueva compañía nacida de la segregación

en A Coruña, 05 de mayo de 2017 (07:47 CET)

Cuando Alcoa anunció que se partía en dos compañías no había nadie que tuviera buenos presagios para Alcoa Corporation, la división de aluminio primario en la que están englobadas las plantas españolas. En esta área, Alcoa venía de recortar drásticamente la capacidad de producción en aluminio y alúmina, producto chino a bajo precio inundaba los mercados europeos y las fábricas españolas tenían puesto el cartel de “se vende”, una posibilidad que se antojaba razonable por la inestabilidad de los costes energéticos y por el tour de desinversiones que había acometido la compañía.

En el otro lado quedaba la nueva sociedad fruto de la segregación, Arconic, englobando todos los segmentos de alto valor añadido, como los de automoción o aeronáutica, y con Klaus Kleinfeld, el directivo que pilotó el proceso de reestructuración y reflote del grupo, a los mandos.

Como los mejores y peores augurios no siempre se cumplen, seis meses después de la separación, Alcoa vive tranquila, pilotada por un directivo con quince años de trayectoria en el negocio tradicional del grupo, Roy Harvey, y disfrutando de una fuerte revalorización de las acciones. Arconic, sin embargo, se retuerce en una cruenta guerra interna que se ha llevado por delante a su primer ejecutivo, Klaus Kleinfeld. El directivo presentó su dimisión el mes pasado.

Elliott acusa al dimitido consejero delegado de "intimidación" e intentos de coacción 

El cabecilla de la revuelta es el fondo Elliott Management, que se hizo con un 6% del capital de Alcoa poco antes de la segregación. Actualmente controla el 2,3% de Alcoa Corporation, la empresa de producto primario, y el 13,2% de Arconic, tras realizar nuevas compras que lo convirtieron en el primer accionista.

Desde hace tiempo, Elliott carga con dureza contra el dimitido Kleinfeld y contra el “persistente fracaso” de la cúpula de Arconic, “que ha destruido de manera importante el valor para los accionistas”. Las refriegas han sido constantes e indecorosamente públicas.

El fondo, que tiene como cabeza visible al millonario inversor Paul Singer, llegó al punto de crear una página web, New Arconic, en la que explica la, a su juicio, mala gestión de la actual directiva y su estrategia para mejorar. Tiene incluso candidato para dirigir la compañía, Larry Lawson, exdirector ejecutivo del proveedor de piezas para aviones Spirit AeroSystems.

Elliott ha creado una página web para poner en valor su proyecto para la compañía y y criticar a la actual dirección

El decoro en el conflicto saltó por los aires días después de la dimisión de Kleinfeld, cuando Elliott hizo pública una carta que el entonces primer ejecutivo de Arconic había enviado a Paul Singer. La misiva insinuaba que revelaría comportamientos bochornosos de Singer cuando asistió al Mundial de Fútbol de Alemania en 2006.

"Cómo celebró su entusiasmo por el fútbol y el gran momento que debió haber pasado en sus semanas de Berlín. Causó un profundo impacto”, dice la carta.

Elliott no tardó nada en poner en manos de sus abogados el mensaje. En un escrito a la junta de Arconic, el fondo se quejaba de la conducta “altamente inapropiada” de Kleinfeld, por intentar “intimidar con amenazas a un alto cargo de Elliott”. El ejecutivo de Arconic dimitiría poco después, aclarando la compañía que la decisión no se debía a la guerra inerna con Elliott.

El pasado martes, la compañía remitía una carta a todos los accionistas. Actualmente, Arconic está envuelta en un proceso de renovación de altos cargos de cara a la junta de accionistas de este mes, lo que ha contribuido a incentivar la batalla por tomar el control de la compañía, cotraponiéndose las propuestas de Elliott con las de la línea oficial.

En esa carta se pide a los accionistas que ignoren las propuestas de Elliott, pues Arconic entiende que su actitud está mermando la estabilidad de la compañía y perjudicando a todos los accionistas.