stop

El comité de Cee y Dumbría recuerda a Ferroatlántica que la venta de las centrales sería ilegal y que su verdadera deuda es con A Costa da Morte

Economía Digital Galicia

Centenares de personas apoyaron la manifestación de los trabajadores de Ferroatlántica en Cee el pasado 10 de marzo | Cedida

Hemeroteca

Ferroatlántica

en A Coruña, 29/03/2017 - 03:50h

Ferroatlántica busca generar una opinión favorable hacia la venta de sus centrales hidroeléctricas gallegas, pero no lo consigue. Tampoco entre su plantilla, donde los trabajadores de las instalaciones de Cee y Dumbría, las factorías más afectadas por la segregación, continúan su lucha contra la operación, que la compañía tiene acordada al menos desde febrero.

El comité de empresa, a través de un comunicado, respondió a las declaraciones de Pedro Larrea, que este lunes advirtió en Radio Nordés que los plazos para construir un consenso “se agotan”, a la vez que tildó a los trabajadores díscolos de “poco responsables”.

Lejos de esta lectura, el comité calificó de “amenazas” y “chantajes” las “maniobras” de Ferroatlántica a través de los medios de comunicación, en un discurso que olvida “el pequeño detalle” de que “la empresa no es propietaria de las centrales”, pues su potestad sobre ellas se limita a una autorización administrativa.

“Estas presiones no son una novedad, pues desde el comité llevamos meses denunciando las amenazas tanto a los comités de personal de las distintas fábricas como a las entidades beneficiadas por la obra social”, indican en un comunicado.

El comité de Ferroatlántica en Cee y Dumbría denuncia amenazas de la empresa

Como si de un debate cara a cara se tratara, a la promesa de Larrea de 100 millones de inversión, los trabajadores responden que el “baile de cifras y empleos anunciados” hace poco creíble el plan industrial prometido. A la deuda de 350 millones que declaró Ferroatlántica a los reguladores, la plantilla responde que “la comarca no tiene que pagar una deuda ocasionada por movimientos de la compañía a nivel mundial”.

“La única deuda que A Costa da Morte ha contraído es la deuda histórica que la empresa acumula por la explotiación y el espolio de nuestros recursos naturales”, zanja el comité.

Los trabajadores comunicarán a los reguladores y a las empresas interesadas en la compra que la operación es ilegal

Los trabajadores han acordado poner en conocimiento de la “supuesta” empresa compradora y de las autoridades bolsistas norteamericana y londinense el informe jurídico de la Universidade da Coruña contrario a la venta y segregación de las centrales, alertando de que, de ejecutarse, se trataría de una operación “ilegal”.

El comité finaliza su comunicado mostrando su plena disposición al diálogo siempre que Ferroatlántica desista de sus "ilegales pretensiones".