Pablo Isla, presidente de Inditex, visita el Zara más grande del mundo en el paseo de la Castellana durante su inauguración / EFE

Inditex racanea con los trabajadores de Madrid tras 'salvar' la inauguración de Zara

stop

La plantilla carga contra Inditex por introducir cambios en el convenio del centro logístico de Meco que se acordó hace un mes

Rubén Rodríguez

Pablo Isla, presidente de Inditex, visita el Zara más grande del mundo en el paseo de la Castellana durante su inauguración / EFE

Hemeroteca

Inditex Zara

en A Coruña, 19 de mayo de 2017 (05:00 CET)

El cinco de abril, en una reunión maratoniana que comenzó por la mañana y se cerró a las diez de la noche, el comité de empresa de Meco, el centro logístico de Zara en Madrid, y la dirección de la multinacional alcanzaron un acuerdo para renovar por tres años las condiciones laborales de la plantilla. Aquel pacto frenó la protesta que habían convocado CC.OO., UGT y el Sindicato Libre de Trabajadores de Madrid en la inauguración del Zara más grande del mundo en el paseo de la Castellana, cuya apertura se produjo dos días después. Sin embargo, aquel acuerdo balsámico está todavía sin plasmar en un documento definitivo.

Inditex remitió al menos dos escritos al comité de empresa con la redacción final, pero ni uno ni otro, aseguran los sindicatos, reflejaban las condiciones acordadas durante las jornadas de negociación. La discrepancia se enquistó hasta el punto de que las tres centrales decidieron enviar una carta conjunta a la sede de Inditex en A Coruña pidiendo que se arregle el documento de manera acorde a lo pactado a fin de “no externalizar el conflicto”, o bien tomarán “las acciones sindicales” que consideren oportunas.

Inditex: en el documento final se excluye de la subida salarial del 13% a los operarios de logística

En aquella reunión de abril, a la que acudió Eva Ferreiro, de la dirección de recursos humanos de Inditex que lidera Begoña López, se fijó una subida salarial del 13% en los próximos tres años para toda la plantilla. Sin embargo, explica el comité de empresa, en el redactado final excluía a la categoría de operarios de logística del incremento de sueldo. También se modificaba, aseguran, la reducción de jornada que aplica Inditex a los trabajadores mayores de 55 años.

Según fuentes sindicales, nunca se había producido en los diez años de historia del centro problema alguno con los "redactados". Sin embargo, en las últimas semanas, la plasmación en papel del preacuerdo con los sindicatos ha generado problemas tanto en el centro logístico de León, que gestiona las devoluciones de las cadenas de Inditex, como en el de Meco. Las mismas fuentes advierten que les parece “una falta de respeto” que la multinacional intente “colar” cambios en las condiciones acordadas en el documento final.

En León los trabajadores llegaron a sumarse a las protestas de la plataforma Meco una vez que se atascó la negociación del convenio. Se llegó a un acuerdo que establecía un 11% de subida salarial hasta 2019, pero, en el documento final que remitió Inditex a la plantilla, el comité de empresa detectó errores en la tipificación de la jornada laboral, de tal manera que se habría la puerta a extender los horarios al sábado. Este había sido uno de los puntos de conflicto durante la negociación, por lo que los sindicatos se indignaron al recibir el escrito. Esta semana se ha llegado a un acuerdo que parece definitivo. 

Ahora, en la logística de Zara en Madrid sucede algo similar. El próximo lunes, la dirección de Inditex ha convocado de nuevo al comité de empresa para tratar de arreglar el entuerto. Los representantes de los trabajadores advierten de cara a la reunión que no negociarán nada, sino que pedirán que se plasme en el documento lo acordado en abril. El desenlace de las conversaciones afecta a un millar de trabajadores.