stop

Los problemas más frecuentes en la cadena de suministro son de seguridad, higiene y salarios; Inditex detectó faltas graves en un 5% de los casos

Rubén Rodríguez

Pablo Isla durante la firma de un convenio colaboración sindicatos para asegurar las condiciones dignas entre los proveedores.

Hemeroteca

Inditex

en A Coruña, 16 de julio de 2017 (05:55 CET)

Inditex recurre cada año a más de un millar de proveedores externos para abastecer su red de tiendas. El año pasado, las distintas cadenas de la multinacional pusieron en el mercado 1.382 millones de prendas, lo que requiere una gigantesca cadena de suministro, que se despliega por doce territorios. Los 1.800 proveedores a los que compró en 2016 sostienen más de un millón de empleos trabajando para Inditex y para otras multinacionales de la moda.

La búsqueda de confección barata por parte de las grandes marcas está perfectamente radiografiada en la cadena de suministro de la compañía de Amancio Ortega. Los proveedores españoles suman poco más de 10.000 trabajadores; los portugueses suben hasta una plantilla de 50.000; en Vietnam son 152.000 empleos; en China más de 368.000; y en Bangladés casi 480.000. A estos habría que sumar los proveedores de Turquía, Marruecos, India, Pakistán, Brasil, Argentina o Camboya.

Si este modelo de abastecimiento es clave para competir en precios, también es uno de los principales riesgos para la reputación de Inditex, que dedica importantes esfuerzos, no siempre con éxito, a velar por el cumplimiento de los derechos humanos y las condiciones laborales dignas en la cadena de suministro.

El año pasado realizó 10.883 auditorías a sus proveedores, la mayoría en Asia. Uno de cada dos análisis detectaron incumplimientos en el código de conducta de Inditex, el documento que desde 2001 normativiza la cadena de suministro y que es de obligatorio cumplimiento.

CumplimientoInditex

De los 1.805 proveedores con compra el año pasado, el 51% (917), incumplía alguno de los artículos de este código, según consta en la memoria del grupo. Eran incumplimientos “no relevantes”, según los define Inditex. Los más comunes son las faltas en seguridad e higiene. En África es recurrente el incumplimiento en materia salarial, sueldos irregularmente bajos. En Asia es frecuente el exceso de jornada laboral y los proveedores flaquean en el compromiso medioambiental. Mientras que en la Europa no comunitaria hay un exceso de eventualidad en los contratos.

El 5% de los proveedores, 83, presentaba incumplimientos “sensibles” en el código de conducta, a otras 61 fábricas se les había aplicado un plan para corregir los incumplimientos, mientras que 50 estaban en proceso de auditoría. Inditex renunció a 41 proveedores por incumplir el código de conducta de manera grave.  

La multinacional no detectó incumplimiento alguno en materias clave, como el trabajo infantil, la explotación laboral, discriminación, abusos o prohibición de la sindicación y la negociación colectiva.