stop

Contrata a una nueva empresa de seguridad y solicita a Defensa que reestablezca el permiso para fabricar armamento que le retiró hace más de un año

Entrada a las instalaciones de la antigua Fábrica de Armas de A Coruña.

A Coruña, 17/03/2017 - 04:40h

Algo se mueve por Pedralonga. En las últimas semanas, Hércules de Armamento, la empresa concesionaria de la Fábrica de Armas de A Coruña, se ha estado moviendo para cerrar la entrada de un inversor que permita darle la vuelta a la difícil situación económica por la que atraviesa la empresa. Pero mientras atacaba este frente, tampoco dejaba olvidado el de la producción. 

Al menos eso es lo que se deduce después de conocer que la compañía acaba de firmar con la empresa vasca Gep Seguridad un contrato para la prestación del servicio de vigilancia armada en las instalaciones. Desde noviembre de 2015, cuando el Ministerio de Defensa les retiró el permiso para fabricar armamento, los empleados de seguridad no estaban obligados a llevar armas. Sin embargo, es un requisito fundamental para recuperar dicho permiso, y eso es lo que busca ahora la empresa. 

Permiso de Defensa

Según adelantaron fuentes de Hércules de Armamento a Economía Digital, en las próximas semanas, la factoría podría cerrar un importante contrato con una empresa mexicana para la suministración de material armamentístico. De momento,con el permiso de Defensa, han elaborado un pequeño lote de tubos de forja como muestra para el cliente. Por las características de los mismo, aclaran, no se pueden considerar cañones ni, por tanto, parte fundamental de un arma. No obstante, si finalmente logran el contrato, deberán disponer de la pertinente autorización que, según confirman, han solicitado este mismo jueves.

Una vez cuenten con él, la empresa podría optar a nuevos contratos. No obstante, para poder participar en concursos públicos todavía tiene que liquidar su abultada deuda con las administraciones. Este problema podría quedar resuelto con la llegada de un socio inversor. Según apuntan desde la dirección, que confía en alcanzar un acuero en cuestión de días, son varios los candidatos, aunque en esa terna ya no figura Mecanizados Escribano, que ha confirmado al Ministerio de Defensa su renuncia a entrar en el capital de la compañía.