Francisco Luzón y Susana Díaz tras la firma de un acuerdo de colaboración de la fundación con la Junta de Andalucía / Fundación Francisco Luzón

Francisco Luzón: "La Fundación Amancio Ortega y el Santander dijeron 'no' cuando les pedí ayuda"

stop

El exbanquero Francisco Luzón, vinculado durante quince años a Inditex, obtuvo el rechazo por respuesta cuando solicitó apoyo para su fundación contra el ELA

X.R.M.

Francisco Luzón y Susana Díaz tras la firma de un acuerdo de colaboración de la fundación con la Junta de Andalucía / Fundación Francisco Luzón

Hemeroteca

Amancio Ortega

en A Coruña, 31 de mayo de 2017 (07:00 CET)

Historia de un lamento. "Dolor en el corazón", dice. Por la enfermedad que padece, la casi desconocida y sin cura esclerosis lateral amiotrófica (ELA), por la nula visibilidad social de quienes sufren ese trastorno degenerativo y por los escasos apoyos que recibió para poner en marcha su fundación, con el objetivo de fomentar la investigación sobre su tratamiento. Porque en sus memorias, Francisco Luzón habla claro y señala a quienes le dieron la espalda para participar en su proyecto. También a quienes le apoyaron.

La institución se llama Fundación Francisco Luzón-Unidos contra el ELA, que nació el pasado mes de marzo. Y sus memorias, "El viaje es la recompensa: mi lucha por la vida". Hasta aquí, el continente. Porque el contenido, al menos en lo que hace referencia a aquellos que no quisieron apoyar su proyecto, tiene nombre y apellidos en la obra editada por La Esfera de los Libros. Entre ellos emergen dos organizaciones a las que Francisco Luzón estuvo ligado durante largos años, como consejero en una y como ejecutivo en otra. Se trata de Inditex y el Banco Santander.

El exbanquero, al que le diagnosticaron una esclerosis incurable, narra en sus memorias que su "cese voluntario" en el consejo de Inditex después de quince años fue en realidad una decisión de Amancio Ortega, que le comunicó personalmente. Lo cuenta con todo detalle. También el "no" que recibió del gigante textil cuando, tiempo después,  llamó a su puerta para recabar apoyos.

Un no por respuesta

"Cuando decidí poner en marcha la Fundación Luzón", relata, "lo hice convencido de que mi reputación y trayectoria me avalaban para poder convertirme en una figura que iba a hacer visibles a los invisibles, los enfermos de ELA".  El objetivo, "contribuir a la causa con mis recursos personales y también lograr atraer más ayudas para la investigación y el tratamiento de la enfermedad". Las respuestas a su causa, pues dispares.

"La familia Fluxá no dudó en apoyar la fundación con una aportación de 100.000 euros en 2016 y la misma cantidad en 2017", relata. "Escribí a Inditex, a la Fundación Amancio Ortega. La respuesta fue un no. Escribí también a Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo. Nunca respondió a mi carta en la que solicitaba su colaboración", lamenta el que fuera presidente de la pública Argentaria.

También se dirigió Luzón al que durante muchos años fue su banco, el Santander. "Escribí a Ana Patricia Botín. Me respondió en su nombre Manuel Cendoya y me dijo que me presentara al proyecto general competitivo del banco en el que los empleados y el banco pueden financiar proyectos solidarios". "No podía creerlo. El que había sido mi banco durante quince años". Luzón también estuvo otros quince años vinculado a Inditex, en calidad de consejero independiente, entre 1997 y 2012. "Dolor en el corazón", finaliza el pasaje dedicado a estos dos reveses a su proyecto solidario.