Julio Fernández Gayoso solicita el tercer grado tras pasar seis meses en la prisión de A Lama por el caso de las indemnizaciones millonarias

La Fiscalía investiga un millonario parking fantasma que financió Gayoso

stop

Caixanova concedió un préstamo de 26 millones de euros para la construcción de dos aparcamientos en Madrid sin proyecto ni licencia

Pablo Barro

Julio Fernández Gayoso solicita el tercer grado tras pasar seis meses en la prisión de A Lama por el caso de las indemnizaciones millonarias

Hemeroteca

Novagalicia

A Coruña, 19 de abril de 2017 (05:00 CET)

Las cajas gallegas dejaron hace tiempo atrás su andadura en solitario, pero todavía hoy siguen coleando sus proyectos fracasados. Es el caso de dos aparcamientos en los barrios madrileños del Pilar y de Ciudad Lineal, que fueron financiados por Caja Madrid y Caixanova y que ahora están siendo investigados por la Fiscalía Anticorrupción y por el Banco Central Europeo por un supuesto delito de fraude.

Fuentes relacionadas con el caso confirman que fue la entidad entonces presidida por Julio Fernández Gayoso, actualmente en prisión, la que en 2007 autorizó junto con Caja Madrid un préstamo de 52 millones de euros a la empresa Insoc Parking, S.L. para la construcción de estas infraestructuras, contando únicamente como garantía con los terrenos y su posible futuro uso.

Anticorrupción investiga si hubo fraude en la concesión del préstamo a Insoc Parking, S.L.

Dicha empresa, creada ese mismo año, nunca llegó a ejecutar la obra. En primer lugar, porque las parcelas sobre las que se pretendían levantar no tenían continuidad, ya que eran las fincas que habían sobrado de la construcción de varios edificios, y, en segundo lugar, porque el Ayuntamiento de Madrid, con Alberto Ruíz-Gallardón a la cabeza, denegó definitivamente en 2011 el permiso para su construcción. En esas fechas las cajas gallegas ya estaban fusionadas y Caja Madrid reconvertida en Bankia, en ambos casos con ayudas públicas de por medio.

Cambio de manos

Sin la autorización, la empresa comenzó a pedir prórrogas para el pago del crédito y desde las entidades financieras autorizaron “múltiples ampliaciones”. En 2013, dichas entidades cedieron los préstamos hipotecarios que gravan esas fincas a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Restructuración Bancaria (Sareb), también conocido como el 'banco malo'.

El Ministerio Fiscal está analizandodo si los hechos son constitutivos de un delito de fraude. Por su parte, desde el Banco de España tras analizar el caso se han declarado no competentes y lo han remitido al Banco Central Europeo (BCE) para que lo estudie. Ambos organismos deberán determinar si desde las entidades financieras implicadas en la operación se valoró correctamente el riesgo que suponía conceder créditos hipotecarios por ese importe sin poseer las licencias previas necesarias para la construcción de dichos aparcamientos.

Junto con este caso, la Fiscalía ha recibido del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) un total de13 supuestas operaciones irregulares de Novacaixagalicia en los últimos años. Son en su mayoría operaciones de financiación y refinanciación realizadas entre los años 2005 y 2008 para la adquisición de inmubles y participaciones empresariales, entre otros fines, y que han causado un perjuicio económico que ronda los 980 millones de euros.