José María Calvo-Sotelo, director financiero de Ferroatlántica, explica a Antonio Fontenla, presidente de la CEC, las bondades de su plan de inversiones.

Ferroatlántica enfila la rentabilidad en plena venta de las centrales

stop

La dirección de Ferroatlántica sigue sumando apoyos, en este caso de la CEC, para desarrollar el plan industrial que pasa por la venta de las centrales

Pablo Barro

José María Calvo-Sotelo, director financiero de Ferroatlántica, explica a Antonio Fontenla, presidente de la CEC, las bondades de su plan de inversiones.

Hemeroteca

Ferroatlántica

A Coruña, 18/04/2017 - 05:00h

Mientras en los despachos se cocina la segregación y posterior venta de las centrales españolas de Ferroatlántica, en las plantas de Cee y Dumbría la actividad es frenética. Ambas están a pleno rendimiento y aún así los pedidos se acumulan. A estos buenos datos de producción se suma en este arranque del año la recuperación del precio de las materias primas, que hace presagiar el retorno de la compañía a la senda de la rentabilidad.

En los tres primeros meses del año, la facturación de estas factorías ronda los 8 millones de euros, una tendencia que, de mantenerse, permitiría a Ferroatlántica mitigar el bajón de los últimos años. Fuentes de la empresa reconocen que la subida de precios está favoreciendo que las cosas “vayan mejor” que en ejercicios pasados, pero no se aventuran a hacer una previsión de cara al cierre del año.

Ferroatlántica: la compañía podría revertir en 2017 la caída de los últimos años

De momento el camino por andar es todavía largo. Ferroglobe, el grupo en el que se integra la compañía española, arrastra una deuda de varios cientos de millones de dólares que pretende reducir en parte con la venta de los activos hidroeléctricos, algo a lo que se oponen los trabajadores de los centros de ferroaleaciones de Cee y Dumbría, a los que está vinculada la concesión de varios de estos saltos.

El creciente número de pedidos, que nada tiene que ver con el parón de la planta de Venezuela o a la mala marcha de la de Sudáfrica, sino más bien con el buen comportamiento del mercado, ha provocado también una situación excepcional. Por primera vez, la planta de Sabón, la otra que tiene Ferroatlántica en Galicia, ha comenzado a producir ferrosilicio con un 75% de pureza para dar respuesta a ese aumento de la demanda.

Sumando apoyos

Mientras todo esto sucede, los trabajadores siguen pendientes de que la empresa traslade sus intenciones a la Xunta para actuar en consecuencia. El Ejecutivo autonómico guarda silencio a la espera de conocer dichos planes. Pero la dirección de Ferroatlántica sigue activa en la búsqueda de apoyos a su plan industrial, que compromete una inversión en Galicia superior a los 100 millones de euros.

Este lunes, el Comité Ejecutivo de la Confederación de Empresarios de La Coruña (CEC) ha dado su respaldo a dicho plan tras la visita a la sede de la patronal del director financiero de Ferroatlántica, José María Calvo-Sotelo, donde fue recibido por su presidente, Antonio Fontenla.

El órgano directivo de la CEC, además de incidir en las consecuencias de no llevar a cabo dicho plan, hace un llamamiento a la responsabilidad de las fuerzas políticas y de la sociedad civil para que se sumen a dicha iniciativa. En este sentido, emplaza a la Xunta a que levante una cláusula "restrictiva" que impide la segregación de las centrales hidráulicas, por considerar que, “tras los cambios habidos en la normativa que regula el sector eléctrico, atenta contra la libertad de mercado”.