stop

La CIG y el comité de Ferroatlántica en Cee-Dumbría no reconocen el acuerdo entre empresa y sindicatos alcanzado este sábado en Madrid

Pablo Barro

El empresario Juan Miguel Villar ha conseguido el respaldo de parte de los sindicatos a sus planes para segregar actividades en Ferroatlántica

Hemeroteca

Ferroatlántica

A Coruña, 09 de abril de 2017 (05:00 CET)

La mecha del conflicto en Ferroatlántica está cada vez más cerca de la pólvora. Este sábado, después de tres jornadas de negociación, la empresa ha conseguido el respaldo de los sindicatos UGT, CCOO, USO y Sindicato Unitario a su plan industrial, que pasa por la segregación y posterior venta de las centrales hidroeléctricas del grupo.

Sin embargo, la reunión, convocada para este jueves y que se alargó hasta la tarde de ayer, lejos de unir a todas las partes, ha dividido aún más a los trabajadores. En Galicia, solo los representantes de las instalaciones de Sabón de estos sindicatos apoyaron la propuesta. De los 11 miembros convocados a la cita, solo asistieron cinco. El resto son miembros del comité de Cee-Dumbría o del sindicato CIG que decidieron no asistir a la reunión hasta que se retirase de los puntos de discusión la venta de las centrales.

Ferroatlántica: Solo acudieron a la reunión de Madrid cinco de los once sindicalistas convocados

Tras conocer la noticia del acuerdo, la reacción del comité de Cee-Dumbría fue inmediata. Su portavoz, Alfonso Mouzo, ha recordado que la venta es “totalmente ilegal”, al tiempo que ha exigido una reunión de inmediato con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el conselleiro de Economía, Francisco Conde, para exigir que, en calidad de propietarios de las centrales, actúen con “contundencia” e impidan esta operación, impulsada por el empresario Juan Miguel Villar Mir.

Respecto al acuerdo, ha apuntado que el 73% de la representación está fuera del mismo y no al revés, y ha criticado que sean compañeros de Santander o Huesca los que se hayan posicionado en Madrid sobre una decisión “que solo compete a los gallegos”. En este sentido, ha censurado, a través de un paralelismo, “que te quiera vender tu casa gente de fuera”. Y es que, a su juicio, eso es lo que hace la compañía. “La única competencia es de la Xunta y de los gallegos”, insistió.