stop

Klaus Kleinfeld dimite como primer ejecutivo de Arconic tras un prolongado enfrentamiento con uno de los principales accionistas

Rubén Rodríguez

Klaus Kleinfeld, el ejecutivo que pilotó la transformación de Alcoa, dimite como presidente de Arconic

Hemeroteca

Alcoa

en A Coruña, 17 de abril de 2017 (17:47 CET)

El hombre que pilotó Alcoa hasta su segregación, Klaus Kleinfeld, acaba de presentar su dimisión como presidente y primer ejecutivo de Arconic, la empresa que nació de la segregación de la multinacional del aluminio y que se enfocaba en los negocios de mayor valor añadido, como la automoción o la aeronáutica.

Kleinfeld dirigió la compañía desde 2008 y se convirtió en presidente mundial de Alcoa en 2010. En su trayectoria al frente de la multinacional norteamericana se produjeron los conflictos por los precios de la energía en España y la amenaza reiterada de una posible venta de las fábricas.

Tras una importante caída en los resultados de Alcoa a causa de la depreciación del aluminio en los mercados internacionales y tras hacer una limpieza a fondo con la reducción de capacidad de producción y venta de activos de la compañía, Kleinfeld culminó con éxito la segregación en dos compañías. Quedó entonces desvinculado del negocio en España, pues se puso al frente de Arconic, quedando el área de aluminio primario bajo la tutela de Roy Harvey, consejero delegado de Alcoa.

El presidente de Arconic dimite tras un largo enfrentamiento con uno de los accionistas, que criticó la estragegia y resultados de la compañía

Por este motivo, no parece que la dimisión, de mutuo acuerdo con el consejo de administración, según destacó Arconic en nota de prensa, vaya a afectar a las plantas españolas. Le relevará en el cargo de manera provisional David Hess, uno de los directivos de la compañía, hasta que Arconic fiche un nuevo consejero delegado.

La salida de Kleinfeld, que aterrizó en Alcoa tras presidir durante dos años Siemens, se produce tras un prolongado enfrentamiento con uno de los principales accionistas del grupo, el fondo Elliott Management, que había cuestionado en repetidas ocasiones la estrategia y los resultados de la compañía. Arconic especificó en el comunicado que la decisión de Kleinfeld no tenía nada que ver con estas críticas.