La asturiana Coprosa, la mayor adjudicataria de la Xunta en 2016, mantiene litigios con Fomento y Hacienda. En la imagen, visita de Núñez Feijóo a las obras del Hospital Álvaro Cunqueiro / EFE

La mayor contratista de la Xunta, especialista en sobrecostes

stop

La asturiana Coprosa, que logró el mayor volumen de adjudicaciones de la Xunta en 2016, se enfrenta a Fomento y a Hacienda en los tribunales

X.R.M.

La asturiana Coprosa, la mayor adjudicataria de la Xunta en 2016, mantiene litigios con Fomento y Hacienda. En la imagen, visita de Núñez Feijóo a las obras del Hospital Álvaro Cunqueiro / EFE

Hemeroteca

Xunta

A Coruña, 04 de mayo de 2017 (05:00 CET)

Un desconocido llamó a la puerta y se encaramó en 2016 a lo más alto del ranking de adjudicaciones de obra pública de la Xunta. Solo un proyecto y 16,9 millones adjudicados, sobre los 20 millones licitados, permitieron a la asturiana Construcciones y Promociones Coprosa situarse a la cabeza entre los grandes contratistas de San Caetano. Para conocer su pedigrí lo más práctico es acudir a los juzgados.

En todos los frentes batalla Coprosa, con sede en Oviedo y presidida por Sabino Iglesias Vega. Se trata de una compañía levantada en los años setenta y especializada en infraestructuras, sobre todo ferroviarias. Precisamente, los sobrecostes de una obra, y además en Galicia, llevaron a Coprosa hasta la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional. La compañía litigó contra el Ministerio de Fomento tras haber resultado adjudicataria del contrato del Eje Atlántico de Alta Velocidad, en su variante de Portas (Pontevedra). En concreto, se encargó del tramo Portas-Vilagarcía de Arousa. Finalmente su recurso fue desestimado.

Coprosa llegó hasta la Audiencia Nacional por un contrato del Eje Atlántico de Alta Velocidad

Otro caso. Coprosa también llevó a la Audiencia Nacional un recurso contra la desestimación de la reclamación de intereses por pago tardío de la certificación final de obra del contrato de la Autovía A-50, entre Chaherrero-Narros del Castillo, ambas localidades en Castilla y León, por importe total de casi 250.000 euros. En este caso, su reclamación fue atendida en parte. Pero tiene otras peleas con mucho más dinero en juego.

En alianza con Puentes y Calzadas

Esta vez en alianza. Coprosa también optó en 2015 por los tribunales, con la gallega Puentes y Calzadas como socia y en UTE, y decidió plantar cara y acudir a la vía contenciosa, en este caso también de la Audiencia Nacional, para reclamar del Ministerio de Fomento el de abono de intereses de demora por el pago atrasado de revisiones de precios y de la certificación final de la obra Autovía del Cantábrico A-8, en el tramo entre Pendueles-LLanes. La UTE reclamaba un total de 1,2 millones de euros. En una sentencia de julio del año pasado, el alto tribunal dio la razón a Coprosa y Puentes y Calzadas.

Pero no solo Fomento es objetivo de las embestidas judiciales de la flamante mayor adjudicataria de obra de la Xunta. También el fisco. Coprosa llevó en 2015 a la Audiencia Nacional sendos recursos contra otras dos decisiones del Tribunal Económico Administrativo Central, dependiente de Hacienda, por las liquidaciones y sanciones por no desgravar correctamente el IVA . Las actuaciones inspectoras correspondían a los ejercicios de 2005, 2006 y 2007. En el caso de la liquidación de Sociedades correspondiente al año 2005, el grupo asturiano también planteó batalla en la Audiencia Nacional. Fue en 2015. En ambos casos, salió mal parada y sus recursos fueron desestimados.