stop

La constructora solicitó un préstamo hipotecario de 12 millones en 2015 poniendo como garantía la concesión y los beneficios de explotación del aparcamiento

en A Coruña, 26 de mayo de 2017 (07:00 CET)

La conflictiva financiación de las obras de La Marina y O Parrote, con cruce de mensajes entre Autoridad Portuaria y Concello da Coruña sobre cuánto debe abonar cada parte, acaba, como casi siempre en estos casos, en la banca. La constructora ourensana Copasa, concesionaria del aparcamiento, solicitó un préstamo hipotecario de 12 millones en 2015, cuando estaba a punto de terminarse la obra.

El dinero estaba destinado, según la memoria de la compañía que dirige José Luis Suárez, a la construcción del vial subterráneo y el parking, que entró en funcionamiento el 27 de junio de 2014. Las garantías ofrecidas por Copasa para la consecución de este crédito fueron el propio derecho concesional y los rendimientos obtenidos por la explotación, además de cualquier indemnización que se produzca en caso de cancelación anticipada del contrato.

Además del aparcamiento en la dársena de O Parrote, la concesión incluye la explotación de los locales comerciales de la explanada peatonal, abierta hace dos años pero todavía desarticulada del proyecto hostelero inicial.

Copasa reclamó primero 21,6 millones por la paralización de las obras; una vez reactivadas  y finalizadas, presentó dos reclamaciones al puerto, una de nueve millones y otra de 1,4 millones

El desarrollo de una obra que busca agilizar el tráfico y humanizar un espacio nuclear de la ciudad, estuvo plagado de traspiés. Copasa llegó a reclamar a la Autoridad Portuaria 21,6 millones por la paralización de las obras tras el hallazgo de restos arqueológicos, parte de una muralla del siglo XVII. El coste de la obra para la constructora, según consta en su memoria de ejercicio, superó los 20 millones. El desarrollo se reactivó integrando la puesta en valor de las piezas históricas en la planificación del espacio, pero los conflictos todavía siguen vivos una vez puesto en funcionamiento el túnel y abierta la zona peatonal.

Copasa reclamó 9 millones por sobrecostes en el túnel. La Autoridad Portuaria rechazó en reunión del consejo de administración en mayo del año pasado la solicitud de la constructora, que se vio afectado por mayores costes al dilatarse el proyecto en el tiempo, elevarse los gastos financieros y asumir modificaciones en la planificación inicial. La reclamación quedó en manos del equipo jurídico. En diciembre del año pasado, la compañía ourensana solicitaba 1,4 millones adicionales por discrepancias en la valoración de las obras ejecutadas. El presupuesto previsto para la urbanización de la Marina y la construcción del vial subterráneo era de algo más de 14 millones, aunque la Autoridad Portuaria asumió hace tiempo que, finalmente, superarían los 17 millones.

El puerto y el Concello también mantienen su pulso particular respecto al pago de las obras. De hecho, el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, recordó esta semana, con motivo de la reunión del consejo, que el Consistorio debe 4,82 millones de euros por las obras de la Marina y O Parrote correspondientes a facturas emitidas en 2015.