El empresario José Collazo, dueño de Comar, controla ahora Gallega de Juegos

Collazo se hace con el control de los bingos del vigués Fernández Figueroa

stop

José Collazo cierra la compra de la firma Gallega de Juegos, que opera en Vigo y Pontevedra, tras una "operación acordeón" y traslada su sede a A Coruña

A Coruña, 18 de mayo de 2017 (07:25 CET)

Negocios entre históricos del juego y el ocio nocturno. Dos empresarios que alcanzaron el éxito en los noventa, con desigual devenir durante la pasada década. José Collazo, el propietario de Comar, se ha hecho con el control de Gallega de Juegos SA, hasta ahora en manos del empresario vigués Alejandro Fernández Figueroa, afincado desde hace años en Brasil.

Fernández Figueroa pone fin con esta operación a uno de los últimos negocios que le quedaban en Galicia, los bingos y las salas recreativas, repartidos por Vigo y Pontevedra. La plantilla total de Gallega de Juegos que ahora pasa a depender del Grupo Comar es de algo más de cincuenta trabajadores al cierre de 2016. La empresa de Fernández Figueroa tenía su sede en la viguesa calle Policarpo Sanz, que ahora pasa a A Coruña, base de operaciones del holding de José Collazo.

Fernández Figueroa pone fin con esta operación a uno de los últimos negocios que le quedaban en Galicia

Gallega de Juegos tenía hasta ahora como administrador único a Fernández Figueroa. La empresa había activado, de la mano del propio empresario vigués, una operación acordeón, de reducción de capital y posterior ampliación, por importe de 1,1 millón de euros. Fue inscrita en el Registro Mercantil el pasado 27 de febrero.

Ejes de la operación

Posteriormente, a mediados de marzo, Fernández Figueroa convocó, como administrador único, una junta general de accionistas de Gallega de Juegos, celebrada en Vigo, y en la que se aprobaron las cuentas de la compañía correspondientes a 2016, con unas pérdidas reconocidas de 103.000 euros. Este resultado se vino a sumar a otros números rojos acumulados, que superan el millón de euros.

Este mismo mes, como último paso, Gallega de Juegos ha procedido a realizar una declaración de unipersonalidad, inscrita también en el Registro Mercantil, pasando a ser su socio único Comar Inversiones y Dirección de Empresas SL, cabecera del holding de José Collazo. La operación conlleva el cese de Alejandro Fernández Figueroa como administrador único y la constitución de un consejo presidido por el dueño de Comar e integrado exclusivamente por miembros de su equipo.

Un controvertido empresario

Collazo integra en su grupo una empresa, Gallega de Juegos, que cerró 2016 con unos ingresos de 1,7 millones de euros y un resultado de explotación negativo superior a los 134.000 euros. Sin deuda bancaria, el principal pasivo de Gallega de Juegos, próximo al millón de euros, era con terceros.

Alejandro Fernández Figueroa es un empresario vigués afincado desde los noventa en Río de Janeiro. Desde allí impulsa diversos negocios relacionados con el ocio, y se le atribuye una sólida amistad con Pelé, el mito del fútbol carioca. En Vigo, Fernández Figueroa fue el impulsor de la sala Nova Olimpia, de gran éxito en las década de los ochenta. Nada ajeno a la controversia, Fernández Figueroa estuvo en el ojo del huracán por sus relaciones con Carlos Goyanes, marido de Cari Lapique y señalado en su día por el arrepentido Ricardo Portabales como uno de los nombres de la jet set implicados en narcotráfico.