Central de Castrelo, en la desembocadura del río Xallas, propiedad de Ferroatlántica

Arco Iris carga contra Villar Mir por la venta de las centrales

stop

La asociación ecologista Arco Iris exige a la Xunta que reclame hasta el último céntimo de ayudas públicas a Villar Mir por las centrales de Ferroatlántica

A Coruña, 26 de abril de 2017 (13:42 CET)

La asociación ecologista Arco Iris se ha sumado a las voces críticas con la decisión de Villar Mir de vender las centrales hidroelécticas de Ferroatlántica en España, un movimiento que, a su juicio, constituye “ una descarada operación de ingeniería ambiental que descapitaliza un sector como el de la energía, considerado estratégico por el Gobierno del Estado”.

En un comunicado, la organización ecologista considera “intolerable” que un grupo “que ha explotado hasta la extenuación los recursos energéticos de Galicia y provocado un brutal impacto ambiental”, pretenda ahora hacer caja “a pesar de haber cobrado sustanciosas ayudas y subvenciones públicas para destrozar nuestros ríos con presas que ahora considera poco rentables”.

Arco Iris recuerda que Villar Mir cobró sustanciosas ayudas públicas para la construcción de las centrales del Xallas

En este sentido, Arco Iris pide a la Xunta una “especial vigilancia de todo este montaje”. Además, exige que antes de autorizar cualquier movimiento, verifique que Ferroglobe haya devuelto “hasta el último céntimo de las ayudas públicas recibidas”.

En esta misma línea, apunta que Ferroglobe no explicó por qué motivo no consideró rentables las tres nuevas centrales que construye en el Xallas, “que han acabado por darle la puntilla a un curso fluvial martirizado por una empresa depredadora, que ha devorado hasta el hartazgo y ahora pretende hacer una placentera digestión a costa de recursos ajenos”.