El modisto Adolfo Domínguez | EFE

La dieta de Adolfo Domínguez: 200 tiendas y 1.000 empleados menos durante la crisis

stop

La firma textil Adolfo Domínguez deja atrás la crisis, pero también parte de su plantilla y de su red comercial

A Coruña, 08 de mayo de 2017 (07:25 CET)

El negocio de Adolfo Domínguez sigue de capa caída. La compañía textil ha cerrado su ejercicio, uno de los más agitados por los continuos cambios en la directiva, con unas pérdidas de 23 millones de euros. Pero no todo fueron datos negativos. En facturación, por ejemplo, creció un 4,2%, hasta los 110,2 millones de euros, a pesar del cierre de establecimientos.

Precisamente, el recorte de su red comercial, así como de la plantilla –que en el último ejercicio apenas experimentó variación–, han sido dos de los aspectos en los que el tijeretazo ha sido más contundente desde el inicio de la crisis. Mientras en 2008 tenía 603 establecimientos repartidos por todo el mundo, en 2016 la red había perdido casi un centenar de puntos de venta respecto a esa fecha, hasta situarse en las 511, un 15,26% menos. Solo en el último año bajaron la persiana 33 de sus tiendas, lo que supuso una disminución de los ingresos de 5,3 millones de euros, siendo Europa y resto las áreas más afectadas.

En el último año, Adolfo Domínguez dejó de ingresar 5,3 millones de euros por el cierre de tiendas

En 2008, Adolfo Domínguez centraba su expansión comercial en la apertura de nuevos corners en El Corte Inglés. Ese año sumó 22 nuevos establecimientos de este tipo a su red, que un par de años antes había consolidado su crecimiento en Asia, con varias aperturas en China. En 2011, año en el que llegó a contar con 721 tiendas, el número de córners superaba los 200. Desde entonces, la compañía ha cerrado 210 puntos de venta.

Ahora las aperturas están más centradas en el mercado internacional, con especial empuje en Latinoamérica y, más concretamente de México, donde recientemente acaba de abrir su tienda número 140 en el país. El vuelco en los últimos años es evidente si se tiene en cuenta que el 45% de los establecimientos de la firma gallega están en territorio foráneo, cuando en 2012 suponían solamente el 36%.

Recorte de personal

Entre 2008 y 2016, la plantilla también pagó las consecuencias de la crisis y de la mala marcha del negocio. Disminuyó en casi un millar de efectivos, concretamente un 41,9%. Si en 2008 Adolfo Domínguez contaba con 2.389 trabajadores en nómina, a 31 de diciembre de 2016 su cuadro de personal lo formaban 1.405 personas.

Una parte de ese recorte está asociada al ERE que llevó a cabo la compañía en 2015 y que afectó a algo más de un centenar de trabajadores de los centros de Ourense. Entonces, Adolfo Domínguez, que achacaba a los malos resultados los despidos, se comprometió no realizar ninguno más –tanto individual como colectivo– durante dos años tras la aplicación del mismo, plazo que vence ahora, en 2017.

La idea de Adolfo Domínguez es seguir creciendo, pero para ello deberá consolidar las restructuraciones llevadas a cabo en los últimos meses y dejar atrás las pérdidas algo que, de mantenerse la tendencia, está cada vez más cerca.